Saltar al contenido →

Falacias, paralogismos y otras técnicas de razonamiento

Las falacias son razonamientos que parecen correctos, pero que no lo son. Dicho de manera coloquial, son razonamientos con truco. No tienen por qué que ser malintencionadas, simplemente son maneras de tratar de sacar adelante una postura sobre un tema sin tener argumentos suficientes.

Las falacias también se conocen como paralogismos, y ya fueron estudiadas por Aristóteles, a quien debemos parte de los términos utilizados para clasificarlas. Son bastante habituales en la publicidad, el mundo de la política, en el deporte (sobre todo el fútbol, que es así), en el trabajo, e incluso en la universidad.

A continuación presentamos los tipos más populares de falacia, describiendo sus características e ilustrándolas con ejemplos. Aunque cualquier estudiante de la universidad debería conocerlas porque se estudian durante el bachillerato, esperamos proporcionar al lector nuevas herramientas del discurso que hagan más agradables sus encuentros dialécticos en todos los ámbitos.

Bueno. Vamos allá. Si tienes comentarios o quieres participar en la mejora de esta página, encantado de escucharte.

Falacia Ad hominem

Consiste en dar por supuesto que los comportamientos o características de una persona se reflejan automáticamente en sus ideas o sus creaciones.

Ejemplos: El profesor Reimúndez es muy mal profesor porque sale de copas todas las noches. Mi compañera Laura no se entera de nada en clase porque le da la risa cuando me dirijo a ella para contarle algo relacionado con los estudios.

Falacia Tu quoque

Tu quoque es una expresión latina que significa tú también. Para defendernos de una acusación contestamos con la misma acusación. Se la suele llamar también falacia y tú más porque, sobre todo en política, no nos solemos conformar con contestar con la misma acusación, sino ir todavía más alla.

Ejemplos: El profesor Reimúndez dice que nunca voy a clase, pero él tampoco va nunca. Le he robado los apuntes a Laura, pero ella le robó los del tema anterior a Ramón. ¿Y Venezuela qué?

Falacia de falsedad del antecedente

Como otras muchas falacias, esta se basa también en la implicación lógica. Para los que no se acuerden de qué iba esto: Si A entonces B, y ocurre que A, entonces ocurrirá B. A se llama antecedente y B consecuente (ejemplo: si llueve se moja la calle. Hoy llueve, y por lo tanto la calle estará mojada).

Esta falacia consiste en suponer un antecedente falso, y luego deducir el correspondiente consecuente. Por ejemplo, para descalificar a alguien, hacemos una suposición falsa sobre ese alguien, y luego sacamos conclusiones.

Ejemplo: Federico no ha trabajado nada en su Tesis Doctoral porque se dedicó a la cría del mejillón en vez de hacer investigación de verdad, que lo sé de buena tinta. Entonces, a Federico le regalaron la Tesis, se la hizo su mujer, compraron al tribunal, le dieron Apto cum Laude por unanimidad por compasión…

Falacia de ignorancia del consecuente

También se basa en la implicación lógica. De A implica B sólo podemos deducir i) B si se da A, o ii) no A si no se da B (si llueve, se moja la calle, o si no se moja la calle, es que no llueve).

Esta falacia consiste en asumir como cierto A porque se da B.

Ejemplo: La calle está mojada, luego ha llovido (falso: pueden haber regado o haberse roto una tubería). He comprado lotería, luego me va a tocar.

Falacia de negación del antecedente

En este caso, se trata de deducir (incorrectamente) que no se da B porque no se da A.

Ejemplo: no llueve, luego la calle va a estar seca seguro.

Falacia de petición de principio

También se llama de razonamiento circular. Se trata de introducir como premisa en el razonamiento aquello que se quiere demostrar.

Ejemplo: Mis resultados son correctos, porque si supongo que son correctos llego a los mismos resultados.

Impepinable.

Falacia Ad populum

Esta expresión latina significa dirigido al pueblo. Se trata de halagar o apelar a los sentimientos del interlocutor para que acepte un argumento. Muy habitual en la publicidad y en el discurso político.

Ejemplo: Es imposible que Miguel Ángel actúe de manera irregular, porque se desvive por su familia, cuida de los animales, ayuda al prójimo todo lo que puede, nos defiende cuando nos atacan los malos… Ese producto no puede ser malo porque está hecho como lo hacía mi abuela.

Falacia Ad verecundiam

También llamado argumento de autoridad: algo es cierto porque lo dice Antonio, que es muy listo. La expresión latina significa apelando a la vergüenza, en el sentido de respeto.

Ejemplo: Eso es verdad porque lo dice mi Director de Tesis.

Una variante de esta falacia sería el argumento ad baculum o argumentum baculinum, que en latín significa argumento que apela al bastón. Implica sostener la validez de un argumento basándose en la fuerza, en la amenaza o en el abuso de una posición dominante.​

Falacia Ad ignorantiam

Esta expresión latina significa apelando a la ignorancia. Se basa en suponer que algo es falso porque no se ha podido demostrar que es verdadero, o que algo es cierto porque nadie lo ha desmentido.

Ejemplo: Yo soy más listo que tú, porque nadie me ha demostrado lo contrario.

Existe un caso curioso de falacia compuesta de ad ignorantiam y ad verecundiam: Esto es cierto porque lo digo yo (o lo dice Fulanito), y yo soy (o Fulanito es) más listo que tú porque nadie ha demostrado lo contrario. O: yo tengo más experiencia que tú, y te digo algo, y tu no puedes demostrar que lo que te digo es falso, entonces es cierto.

Esto, en algunos ambientes, es demoledor.

Falacia Post hoc, ergo propter hoc

Se trata de confundir una relación accidental con la relación causal. En latín, [algo ocurrió]  después de esto, y por lo tanto [ocurrió] debido a esto.

Ejemplos: Pasé por debajo de una escalera y suspendí un examen: pasar por debajo de las escaleras es fatal para los exámenes. Hice un examen con un boli rojo y aprobé: hay que hacer los exámenes con ese boli rojo. el Prof. Gelmírez entró en el Consejo de Gobierno y le dieron un proyecto europeo: hay que estar en el Consejo de Gobierno para que te den un proyecto europeo.

Falacia tomar la parte por el todo

Una de las falacias más conocidas. Consiste en generalizar un resultado particular sin tener argumentos para ello.

Ejemplos: Porque un perro maté, me llaman mataperros. En Lugo apareció una vaca loca. Todas las vacas del Universo conocido están locas. Todos los alumnos de la Profa. Mendizábal son unos animales porque dos de ellos le dieron una patada a una puerta. Todos los del PP son unos fachas. Todos los de Podemos son comunistas radicales.

Falacia Ex Populo

Otra de las falacias-estrella: algo es cierto porque todo el mundo lo dice. Es el fundamento técnico de los rumores o de los globos-sonda.

Ejemplos: Eso es cierto porque lo dijo la tele, o la prensa, o la radio… El Prof. Rodríguez te suspende la asignatura si no llevas gafas, Luciá está hablando mal de ti…

Falacia de ignorancia del argumento

Consiste en argumentar partiendo de premisas que no tienen nada que ver con lo que se quiere demostrar o rebatir.

Ejemplo: Pienso, luego soy cojito. El equipo rectoral de la Womflers University está haciendo una mala gestión porque ha hecho un pacto con el lobby del azúcar moreno y además ha bajado la tasa de matrícula.

Falacia naturalista

Se trata de hacer un juicio de valor a partir de un juicio de hecho.

Ejemplo: Los profesores que están haciendo la tesis normalmente tienen demasiadas preocupaciones. Por lo tanto, estos profesores no deben participar en la política universitaria: deben dedicarse exclusivamente a sus tesis y dejar el resto para sus tutores.

Falacia Idealista

Es el complemento de la anterior: consiste en deducir un juicio de hecho a partir de un juicio de valor.

Ejemplo: Laura dice que su amiga María va a suspender porque no ha hecho nada. María suspende. María ha suspendido por culpa de Laura.

Bueno. Esto es todo por ahora. Probablemente me haya olvidado de algún tipo de falacia, así que si quieres contribuir con ejemplos o más contenidos, no dudes en ponerte en contacto conmigo o enviar tus comentarios.

Publicado en Educación

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *